Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Encargar comida por teléfono (订餐)

Imagen
Sí amigos. Prolíficos los fines de semana. Todo tipo de situaciones absurdas y descabelladas pueden ocurrir cuando una tiene un poco de tiempo libre para salirse del esquema habitual. 
Como este fin de semana he mandado a mi amigo el ruso a revisar los objetivos de la Perestroika, estoy disfrutando del ya mencionado y muy ansiado tiempo libre que me permite payasear por China impunemente y feliz. Por eso, el sábado me di a la improvisación y decidí que, en lugar de hacer lo de todos los días y salir a buscar comida, la comida vendría a buscarme a mí, para variar, así que cogí mi teléfono y marqué el número de un restaurante de comida rápida japonesa, Yoshinoya.

Eran las 12:20 del medio día. Pedir la comida fue fácil: me cantaron los números de mi móvil, me preguntaron nombre y dirección y, finalmente, qué quería encargar. Cuando terminé, me informaron de que la comida tardaría más o menos una hora en llegar, y que tendría que pagar 7 yuanes adicionales porque el pedido no superaba los…

Cultura: Una boda tradicional china (婚礼: 传统婚礼)

Imagen
Hace unas semanas compartí con vosotros algunos de los aspectos más destacados que constituyen lo que podríamos llamar las "bodas modernas" de China. Hoy, quiero completar esa información  introduciendo el elemento antagónico de la historia: las bodas tradicionales chinas.


Para los chinos, la boda que os describí anteriormente es considerada una boda al "estilo occidental", aunque más quisiéramos nosotros los occidentales poder celebrar nuestras bodas como las celebran los chinos (comiendo como si no hubiese un mañana, picoteando en la ceremonia, sin curas, haciendo mofa y en chandal). Las bodas tradicionales, sin embargo, tienen poco o nada que ver con lo que os he contado. Quizá el chandal permanezca en la etiqueta acostumbrada, pero ese es un sueño en el que tendremos que creer hasta que pueda asistir a una boda tradicional en persona.
Para empezar, las bodas tradicionales duran 3 días. Al más puro estilo boda gitana, pero sin malacatones. La novia, que en ese …

Anécdotas: una historia de mierd... sobre el W.C. (厕所故事……还是事故!)

Imagen
Queridos amigos, compañeros de aventuras, aquí estoy un día más para compartir con vosotros mis experiencias por aquestas tierras lejanas. Hoy, la historia que traigo en mente no se parece mucho a las otras que he estado publicando, pero experiencia es, así que aquí os la dejo. Se enmarca en el área de lo que, en adelante, llamaremos "cuentos extraordinarios de la China medieval" (como el libro homónimo traducido al español por Gabriel García-Noblejas, pero muncho más "en-vivo-y-en-directo"). 
厕所的故事 Bien, érase una vez, una alumna de chino de la USTB que, una mañana, decidió aprovechar su descanso de clase para acercarse al cuarto de baño y hacer lo propio, un comedido y recatado xiaobian 小便 ("el pequeño alivio", o sea, pipí), sin más historia. Antes de meterme en faena,me detuve un segundo para lavarme las manos en el lavabo, momento que, trágicamente, fue aprovechado por un bulto no identificado para deslizarse rápidamente dentro del cuarto de los inodo…

Anécdotas: ¡nos vamos de bodorrio chino! (婚礼)

Imagen
Queridos amigos, he aquí la entrada que os prometí acerca de la boda china. El pasado día 22 de octubre tuve el privilegio de asistir como invitada a la boda de mi amigo Jason, chino (no os dejéis engañar por el nombre) que, tras 3 años de residencia en España y 11 de noviazgo, decidió firmar el papelito y casarse con su (paciente) novia. Conocí a Jason el pasado enero, de la forma más tonta (¡Facebook!) y unas tres semanas después de nuestro primer encuentro en una tetería de la Calderería de Granada, él regresó a China en lo que parecía que iba a ser un adiós para siempre... ¡Quién nos iba a decir que 7 meses después estaríamos de nuevo juntos, brindando por la prosperidad de su matrimonio conbaijiu白酒! (Aqueroso, asqueroso baijiu...).



Recibí la invitación justo una semana antes de la boda, aunque ya sabía de ante mano que iba a estar invitada; no obstante, mi genial intelecto consideró que dejar el tema del vestido para el último día era lo más conveniente, así que ahí que me hallé, …