Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Una visita muy especial

Imagen
Queridos amigos: Dentro de 22 horas exactamente estaré recogiendo a mi madre en el aeropuerto de Beijing.

Como podréis imaginar, llevo esperando este día con ansiedad desde los últimos meses, y estas últimas semanas se han hecho interminables. Pero, por fin, el día ha llegado. Así que hoy me toca distraerme: limpiar el cuarto, pintar abejitas, jugar videojuegos... lo que sea con tal de contener el impulso de plantarme en el aeropuerto desde ya, con una revista de autodefinidos y un boli BIC.


Mi madre es la persona a la que más quiero en el mundo. No solo porque sea mi madre (hay padres que no merecen ni que los mires dos veces a la cara en su vida), sino porque se lo merece. Mi madre es una luchadora nata, a la que no han dejado de ponerle la zancadilla durante toda su vida, pero aún así ha seguido caminando con la misma entereza y coraje que la primera vez que echó a andar; mi madre ha sacrificado siempre su tiempo personal y el poco dinero que ganaba para que no me faltase nunca…

Reflexiones: la cara más amable de China (热情)

Imagen
THE GOOD SIDE OF THE CHINESE

Bilingual version

Y es que no todo son cosas malas. 
Yo  me quejo. A ver, soy de Granada, la malafollá está ahí. Es inevitable. Pero aunque me queje a diestro y siniestro, eso no quiere decir que sea incapaz de apreciar los pequeños detalles y las cosas buenas de la vida en China. Si no las hubiese, tampoco yo seguiría en este país. 
Para empezar, la gente es muy clara. Las cosas son como son, y te las sueltan en toda la jeta, sin tapujos ni medias tintas. Esa actitud me gusta. Si eres un enano, te llaman enano; si estás gordo, te llaman gordo (incluso añadiendo epítetos, como "portentoso" o "magnífico"); aquí, como diríamos en España, no se la cogen con un papel de fumar. Chapó.

Not everything is bad in China. Be it so, I wouldn’t be living in this country.


I complain. I complain a lot, indeed. Come now, I am from Granada, I am malafollá*, it is in my DNA. But that doesn’t mean I am blind to the good things and the small charming details …

Los chinos dicen "ay omá"

Imagen
CHINESE SAY "AY OMÁ"
Bilingual version


En mis múltiples idas y venidas diarias por la ciudad de Beijing, he estado descubriendo cosas nuevas sobre los chinos, cosas que siempre han estado ahí pero que, por avatares del destino, normalmente no llegas a encontrártelas. Una de esas cosas son los llamados "zapatos de lluvia".


NO. Los "zapatos de lluvia" NO son como nuestras botas de agua. Ni por asomo. Ni pagándoles dinero. Nanai de la China.
Resulta que —y todavía me estoy preguntando el porqué— los chinos consideran que, en efecto, lo mejor para un tiempo de lluvia es llevar unos zapatos de goma; pero estos zapatos también llevan unos agujerazos categoría "queso Emmental" por los que puede entrar el agua perfectamente; normalmente no son cerrados, sino tipo chancleta; y, para colmo de males, suelen ser de color plastiquete transparente o, en su defecto, del color más horroroso y chillón jamás inventado.


Después de la señora en pijama con zapatos de…