Entradas

Mostrando entradas de 2012

Censura china, ¡he vuelto!

Imagen
Queridos amigos y sufridores lectores de LaoWai.

Ante todo, os debo una disculpa por haberos tenido abandonados durante estos dos meses. No he sido intencionado, podéis estar seguros de ello.


En el mes de octubre, comencé a experimentar ciertos problemas con Internet... especialmente con Google y todas las aplicaciones y programas relacionados, como Gmail, Maps, etc. Al mismo tiempo, mi VPN tuvo que pasar por varias reconfiguraciones con objeto de volver a hacerla funcionar, cosa que hasta la fecha ha dado pocos frutos, así que también perdí el acceso a microblogs y otras páginas potencialmente nocivas y virales, según el gobierno chino (como por ejemplo, cualquier página de cualquier universidad española, mi banco, etc). El motivo, parece ser, eran las futuras elecciones del Partido Comunista chino, sumadas, claro está, al odio mortal que le tienen a Google y a la libertad de información, en general. De modo que me quedé poco menos que incomunicada.

He podido mantenerme en contacto …

Guilin (桂林), el paraíso en la tierra

Imagen
Después de nuestra visita a Xi'an 西安 , encaminamos nuestros pasos hacia el mítico Guilin 桂林, un pueblecito al sur de China, perteneciente a la provincia de Guangxi 广西, donde pasamos un par de días húmedos pero maravillosos. Esta zona se caracteriza por concentrar a la gran mayoría de minorías étnicas de toda China: Yao, Hui, Zhuang, Miao y Tong.

Nuestra guía nos recogió por la mañana en el aeropuerto (después de otro magnífico madrugón mañanero sin pan con mantequilla para mi madre) y nos condujo hasta nuestra primera visita programada, la Cueva de la Flauta de Caña, a 5 km al noroeste del pueblo. Esta gruta contiene inscripciones que datan del año 700 (dinastía Tang) y es un enclave natural impresionante. Las caprichosas formas y siluetas esculpidas por el agua a lo largo de los siglos han dotado a la cueva de todo cuanto una imaginación despierta necesita para pasar una mañana entretenida: frutas y verduras rocosas, manadas de caballos decorando las escarpadas paredes, flautist…

Visita a Xi'an (西安)

Imagen
Sí, me estoy saltando por las bravas los primeros 3 días de turismo por Beijing. La verdad es que vimos lo típico que suele verse, nada que no haya mencionado alguna otra vez ya a través de mis escritos, haciendo digna excepción de A) el grillo que nos encontramos una noche en nuestra habitación en el Marriot (un grillo de lujo) y B) la forma tan elegante de resolver el problema que tuvieron los encargados (básicamente, después de enviar al que parecía el cocinero del hotel con un bote de insecticida, que fumigó apáticamente por debajo de un mueble –por si acaso, más que por certeza—, terminaron enviando al gerente del hotel que, todo trajeado –con esos trajes grises y de brillo que tanto gustan a los chinos—terminó, literalmente, en pompeta entre nuestras dos camas, atizando al pobre grillo con un palo).
Como digo, aparte de eso, nada más digno de mención. Visitamos una fábrica de croisoné, pero ya haré una entrada aparte para subir las fotos y los vídeos correspondientes.
Total, qu…

Ole, ole la vuelta al cole

Imagen
BACK TO SCHOOL

Bilingual version

Queridos amigos:
Ya se han acabado mis vacaciones.


He disfrutado de casi un mes de maravillosas vacaciones con mi madre. Juntas hemos recorrido algunos de los lugares más emblemáticos y hermosos de China, hemos vivido infinidad de situaciones absurdas y hemos reducido sustancialmente la cantidad de tarrinas de mantequilla de los bufet desayuno de los hoteles que hemos transitado. Ahora que ella está de vuelta en Dios-Bendiga-A-Europa y que yo he vuelto a la Universidad, las crónicas de nuestro viaje se avecinan: Beijing, Xi'an, Guilin, Hanzhou, Shanghai, Datong y Pingyao. Pero antes de comenzar con los relatos, me temo que voy a tener que abusar de vuestra paciencia un poco más y dedicar un par de días a reorganizar el desaguisado que han provocado los de la susodicha universidad, desastre que paso a contaros a continuación.
Como muchos sabréis, he pasado el verano en Beijing bailando de un sitio para otro para poder ganar dinero y permitirme una ha…

Una visita muy especial

Imagen
Queridos amigos: Dentro de 22 horas exactamente estaré recogiendo a mi madre en el aeropuerto de Beijing.

Como podréis imaginar, llevo esperando este día con ansiedad desde los últimos meses, y estas últimas semanas se han hecho interminables. Pero, por fin, el día ha llegado. Así que hoy me toca distraerme: limpiar el cuarto, pintar abejitas, jugar videojuegos... lo que sea con tal de contener el impulso de plantarme en el aeropuerto desde ya, con una revista de autodefinidos y un boli BIC.


Mi madre es la persona a la que más quiero en el mundo. No solo porque sea mi madre (hay padres que no merecen ni que los mires dos veces a la cara en su vida), sino porque se lo merece. Mi madre es una luchadora nata, a la que no han dejado de ponerle la zancadilla durante toda su vida, pero aún así ha seguido caminando con la misma entereza y coraje que la primera vez que echó a andar; mi madre ha sacrificado siempre su tiempo personal y el poco dinero que ganaba para que no me faltase nunca…

Reflexiones: la cara más amable de China (热情)

Imagen
THE GOOD SIDE OF THE CHINESE

Bilingual version

Y es que no todo son cosas malas. 
Yo  me quejo. A ver, soy de Granada, la malafollá está ahí. Es inevitable. Pero aunque me queje a diestro y siniestro, eso no quiere decir que sea incapaz de apreciar los pequeños detalles y las cosas buenas de la vida en China. Si no las hubiese, tampoco yo seguiría en este país. 
Para empezar, la gente es muy clara. Las cosas son como son, y te las sueltan en toda la jeta, sin tapujos ni medias tintas. Esa actitud me gusta. Si eres un enano, te llaman enano; si estás gordo, te llaman gordo (incluso añadiendo epítetos, como "portentoso" o "magnífico"); aquí, como diríamos en España, no se la cogen con un papel de fumar. Chapó.

Not everything is bad in China. Be it so, I wouldn’t be living in this country.


I complain. I complain a lot, indeed. Come now, I am from Granada, I am malafollá*, it is in my DNA. But that doesn’t mean I am blind to the good things and the small charming details …