Entradas

Mostrando entradas de 2011

Anécdotas: ¡a bailar en la fiesta de Navidad! (圣诞晚会)

Imagen
¡FELIZ NAVIDAD!
圣诞节愉快!



Como ya os podréis imaginar, los chinos no tienen la costumbre de celebrar la Navidad. No obstante, en todos los supermercados pueden encontrarse adornos típicos navideños, felicitaciones y arbolitos artificiales, por si hay alguien que quiera reafirmarse en su occidentalidad y festejar el evento. En la Universidad, los profesores decidieron organizar una fiesta de Navidad y Año Nuevo para que los estudiantes internacionales no nos sintiésemos nostálgicos, así que orquestaron una gran comilona con diversas actuaciones y espectáculos para el pasado viernes 23 de diciembre. Por supuesto, me cayó el marrón. No sé por qué, pero siempre me toca. Supongo que decirle a la profesora que, si me daba la letra, era capaz hasta de cantar el himno nacional, no me ayudó mucho a pasar desapercibida... Tengo que trabajar más en ello.


Total, una vez enmarronada, me tocó pasarme toda la semana cantando Auld Lang Syne con un grupo de gente que cada día cambiaba de número y de compo…

Visita a la Gran Muralla china Mutianyu (慕田峪) desde Beijing

Imagen
Pasha, un amigo de Dmitry, ha venido a estar con nosotros durante un par de semanas. Dada la situación, hemos tenido que aplicar el protocolo de emergencia para visitas durante el periodo lectivo, lo cual se traduce en hacer puros malabares con las bolas "ir a clase", "hacer los deberes", "estudiar chino" y "darle jarana al tobarich"; a ello hay que añadirle las variantes espacio-temporales, también conocidas como el aro de fuego "visitas turísticas a cosas que están muy lejos", y la cuerda de funambulismo "sobre la marcha"; y con eso, ya tenemos el puto circo montado...



Total, una de esas visitas imperdonables que uno debe hacer cuando viene a China, y concretamente a Pekín, es la de la Gran Muralla, Changcheng长城. Así pues, el domingo pasado nos levantamos a horas intempestivas y poco recomendables para un domingo (véase, las 5:30 de la mañana) y preparamos todo lo necesario para emprender nuestro viaje hacia la Gran Murall…

Anécdotas: «El Honrado Juan»

Imagen
El pasado domingo día 4, después de un largo mes de compaginar mis estudios y deberes diarios con la preparación del HSK, por fin, me examiné de la dichosa prueba de nivel y, a las 11 de la mañana, pude volver a sentirme libre y respirar un poco de aire fresco. Nada más salir del centro donde se realizaba el examen, llamé a mi ruso, a ver cómo le había ido; él también se examinaba, bolígrafo en ristre, mientras que yo había decidido innovar y hacer el examen por ordenador... 7 kilómetros de pura originalidad me separaban de mi amigo, en aquel momento. Total, que decidimos encontrarnos a medio camino en Wudaokou 五道口 y volver juntos a la universidad. Cuando llegamos allí, estábamos tan eufóricos y tan liberados que decidimos tomarnos un café y sentarnos un rato a charlar como alegres comadres.


Nos metimos en un sitio llamado Charlie Brown Cafe, absolutamente para guiris, caro y sin nada demasiado especial; terminé pidiendo lo que resultó ser una especie de batido de helado de chocolate…

Anécdotas: ¡a comer insectos! Especialidades culinarias locales (特色菜)

Imagen
Amigos, ayer hicimos una encuesta en Facebook.
El sábado por la noche fui con unos amigos hasta Wangfujing y, estando allí, sentimos un arrebato de coraje que nos llevó a comprar algunos de los famosos pinchitos y tentempiés que allí se venden: caballito de mar, estrella de mar, serpiente y escorpión. ¿Os aventuráis a decir qué comimos y qué no? Id al final de la entrada para ver el video.
Wangfujing es uno de mis sitios favoritos en Pekín: es una gran calle repleta de tiendas, centros comerciales, restaurantes y callejones donde se vende de todo, desde marranadas para comer hasta vestiditos típicos chinos para los críos. Además, Wangfujing está muy cerca de Tia'anmen y se puede hacer un recorrido muy interesante a pie desde la Ciudad Prohibida (y que, curiosamente, no suelen mencionar en las guías), pasando por los hutong que hay entre medias (callejuelas estrechas constituidas por casas tradicionales).



Una de las cosas que hay que tener claras cuando vas a Wangfujing es que los chi…

Reflexiones: el concepto de privacidad en China

Imagen
Cuando eres un laowai residente en China, pueden darse dos situaciones: 
1. Que termines en el gueto, como otro estudiante internacional más;  2. Que termines mezclándote con los chinos, descubriendo todo un mundo sobre el que los del gueto solo pueden especular.
La que suscribe se encuentra ahora mismo a caballo entre estas dos situaciones, aunque más cercana a la segunda que a la primera; ahora mismo tengo más amigos chinos que laowais porque, por increíble que parezca, nos entendemos mejor. Supongo que el hecho de que yo también sea una workaholic (adicta al trabajo), como ellos, ayuda lo suyo.
Pues bien, gracias a mis relaciones con los chinos he podido conocer algunas situaciones interesantes, como por ejemplo las diferencias que existen entre ser un estudiante internacional o ser un estudiante chino. A parte de que la foto de tu credencial de estudiante es diferente, el grado de seriedad que se espera del estudiante en lo que a sus estudios se refiere también es diferente. Por …

Encargar comida por teléfono (订餐)

Imagen
Sí amigos. Prolíficos los fines de semana. Todo tipo de situaciones absurdas y descabelladas pueden ocurrir cuando una tiene un poco de tiempo libre para salirse del esquema habitual. 
Como este fin de semana he mandado a mi amigo el ruso a revisar los objetivos de la Perestroika, estoy disfrutando del ya mencionado y muy ansiado tiempo libre que me permite payasear por China impunemente y feliz. Por eso, el sábado me di a la improvisación y decidí que, en lugar de hacer lo de todos los días y salir a buscar comida, la comida vendría a buscarme a mí, para variar, así que cogí mi teléfono y marqué el número de un restaurante de comida rápida japonesa, Yoshinoya.

Eran las 12:20 del medio día. Pedir la comida fue fácil: me cantaron los números de mi móvil, me preguntaron nombre y dirección y, finalmente, qué quería encargar. Cuando terminé, me informaron de que la comida tardaría más o menos una hora en llegar, y que tendría que pagar 7 yuanes adicionales porque el pedido no superaba los…

Cultura: Una boda tradicional china (婚礼: 传统婚礼)

Imagen
Hace unas semanas compartí con vosotros algunos de los aspectos más destacados que constituyen lo que podríamos llamar las "bodas modernas" de China. Hoy, quiero completar esa información  introduciendo el elemento antagónico de la historia: las bodas tradicionales chinas.


Para los chinos, la boda que os describí anteriormente es considerada una boda al "estilo occidental", aunque más quisiéramos nosotros los occidentales poder celebrar nuestras bodas como las celebran los chinos (comiendo como si no hubiese un mañana, picoteando en la ceremonia, sin curas, haciendo mofa y en chandal). Las bodas tradicionales, sin embargo, tienen poco o nada que ver con lo que os he contado. Quizá el chandal permanezca en la etiqueta acostumbrada, pero ese es un sueño en el que tendremos que creer hasta que pueda asistir a una boda tradicional en persona.
Para empezar, las bodas tradicionales duran 3 días. Al más puro estilo boda gitana, pero sin malacatones. La novia, que en ese …